Una guía para comprar lencería como regalo

Guía de compra de lencería Lo que hace que la lencería sea sexy

 

Una guía para comprar lencería como regalo 

Parece romántico y considerado comprar lencería como regalo, especialmente en un aniversario. Sin embargo, la tarea de adquirir una hermosa ropa interior para su pareja puede ser mucho más desafiante de lo que cabría esperar. La siguiente guía directa le ayudará a complacer a su compañero y evitar desastres incómodos.

Primer paso: conocer sus tamaños

Sin duda, es útil saber el tamaño del sostén de tu pareja. Comprar algo que calce le comunicará que está atento, y un sostén que no le queda bien deberá ser devuelto a la tienda. Sin embargo, si solo aprendes un tamaño, asegúrate de que sea su talla de vestido. Si compras bragas con el tamaño de vestimenta equivocado, podrías terminar recibiendo una furiosa diatriba en lugar de gratitud y aprecio. Específicamente, las bragas que son demasiado pequeñas podrían dejar a tu pareja sintiéndose cohibida y humillada cuando se da cuenta de que no puede encajar en tu regalo. Peor aún, las braguitas de gran tamaño sugieren que veas el cuerpo de tu pareja como más grande de lo que es, lo que difícilmente la hará sentir sexy o atractiva. En resumen, lo primero que debe hacer es echar un vistazo al cajón de la ropa interior de su compañero y anotar los tamaños correspondientes.

Paso dos: reflexiona sobre sus preferencias 

Recuerde que sus preferencias pueden no estar en línea con sus socios. Por ejemplo, si bien puedes disfrutar del aspecto de una tanga de satén, es posible que la encuentre increíblemente incómoda o de mala calidad. Alternativamente, ese sujetador blanco clásico que te gusta puede parecer aburrido o matrona para ella. Mire su colección de lencería y piense en lo que podría encajar en la colección sin simplemente duplicar lo que posee. Cuando se trata de bragas, examine los cortes y las formas de sus pares favoritos y trate de encontrar regalos que combinen con estos diseños.

Paso tres: adular su figura 

Probablemente sepa qué partes del cuerpo de su pareja la hacen feliz y qué partes sacan mayor autocrítica. Tenga en cuenta este conocimiento al comprar ropa interior, y asegúrese de elegir los elementos que favorezcan su forma. Por ejemplo, si está orgullosa de su estómago plano y tonificado, un pequeño deslizamiento la hará sentir atractiva. Por el contrario, si ella siempre se queja de tener las piernas cortas o no le gustan los muslos, las medias transparentes pueden no ser la mejor opción.

Paso cuatro: pensar fuera de la caja 

Recuerde que no está restringido a comprar sujetadores y bragas. Hay muchos otros tipos de lencería que podrían deleitarla y agregar algo interesante a su colección. Corsés y vascos se pueden comprar para mujeres de todos los tamaños, y mejoran el busto mientras se estrecha la cintura (creando una hermosa forma de reloj de arena). Además, algunas de estas piezas se pueden usar con pantalones a medida o una falda con vuelo, por lo que también se podrían usar para crear nuevos conjuntos atractivos que funcionen fuera de la habitación.

Paso cinco: errar por el lado de la precaución 

Incluso con todos los consejos anteriores en su haber, siempre es inteligente planear para lo peor. Realice sus compras en tiendas que tengan una política de devolución larga, ya que basques, corsés y sostenes generalmente pueden recuperarse.

 


Entrada más reciente

) ->